Dermatitis Atópica

¿DERMATITIS ATÓPICA?

La dermatitis atópica (DA) es la representación de una historia de lucha del sistema inmunológico manifestándose inicialmente en piel, en respuesta a un disbalance o agresión, que sostenida en el tiempo y de manera individual, condicionan al predominio de su función de ataque, llevando al desarrollo de inflamación sostenida que desencadena respuestas «exageradas» frente a diferentes exposiciones del ambiente. Posteriormente puede mostrar la consecuente progresión a diferentes órganos, principalmente los dependientes de membranas mucosas como son: el sistema tegumentario (piel), respiratorio, genito-urinario y digestivo. En esta condición se hace necesario establecer el equilibrio del sistema inmunológico, con intervenciones que busquen desviar el camino de la inflamación, disminuyendo la reactividad aumentada a través de intervenciones que resuelvan desde el origen los focos de agresión que se han generado en la historia de la persona, que recuperen la función de vigilancia, reparación de la piel y el sistema inmunológico. 

¿Es frecuente?

La DA es una condición de inflamación crónica que afecta la piel con bastante frecuencia a nivel mundial; se estima una incidencia del 20% en la población infantil y 5-10% en adultos (1). Se ha documentado el origen de esta condición desde la época prenatal, la exposición a agentes tóxicos ambientales (Benzeno, tabaco, material particulado), estrés materno y desequilibrio de la flora materna condicionan al desarrollo de DA. En el nacimiento, el parto por cesárea y la ausencia de lactancia dentro de muchos otros factores, pueden llevar a un desequilibrio de la flora intestinal documentándose ya en las primeras semanas; un microbioma inflamatorio (Predominio de Clostridium spp, Escherichia coli y Stapylococcus aureus con una disminución de Bifidobacterias). (2) Posteriormente en la infancia y durante el resto de la vida, las exposiciones del individuo  (dieta occidental, el estrés, la ansiedad, la exposición a antibióticos, el uso de detergentes, aguas cloradas, tabaco, polen etc..) ponen un terreno que predispone a la lesión de la barrera cutánea, al desequilibrio de bacterias propias de la misma y a un patrón inflamatorio que desencadena respuestas de agresión. 

La piel tiene una comunicación directa e indirecta con el intestino (Eje piel-intestino), a través de la piel se presentan los posibles antígenos al sistema inmunológico, pudiendo generar desde antes de la exposición oral, una memoria inmunológica que puede o no generar respuestas de defensa, por lo que la exposición y alimentación juega un papel fundamental para lograr una microbiota que estimule un sistema inmune equilibrado, que conserve la capacidad de respuesta a alergenos, pero que NO cronifique una respuesta inflamatoria sostenida en el tiempo que afecte la función normal de la piel y las mucosas.

Es imprescindible en la mayoría de casos dejar de luchar con tratamientos que buscan disminuir la respuesta inmunológica (Ejemplo: Corticoides) y más bien; estimular el equilibrio y tolerancia del mismo para lograr disminuir la inflamación que genera su activación crónica, retornar hacia su versión protectora, para que se presente la piel y sus interacciones de manera armónica con el ambiente.

Resuelve la dermatitis atópica


Agéndate aquí

Intervenciones Integrales:

Puede requerirse uno o más métodos para lograr la mejor respuesta, dentro de los abordajes realizo tratamiento así: 

  • Genero cambios en hábitos alimentarios y manejo dirigido de posibles disfunciones gastrointestinales asociadas enfocados en equilibrar mecanismos hormonales, regulación del eje intestino-piel, disminuir la inflamación crónica y el aumento de la permeabilidad intestinal. 
  • Recuperación a través de tópicos moduladores de la respuesta inflamatoria crónica que se ha generado por la agresion.
  • Modulo el estrés percibido de la persona, ya que en desequilibrio induce cambios neuro-hormonales que impactan en la barrera de la piel y la flora bacteriana. 
  • Aplicación de medicamentos de regulación sistémica intradérmica que facilitan la resolución de la inflamación y estimulan la reparación. 
  • Suplementación Integral y Funcional con el uso de oligoelementos y vitaminas con escasas reacciones adversas, logrando una respuesta terapéutica sostenida en el tiempo y que potencie la respuesta. 
  • Sueroterapia dirigida a mejorar y estimular senderos de detoxificación para eliminar productos de desecho, disminución de la inflamación en el organismo, estímulo de funciones metabólicas y mejorar la sensibilidad de los tejidos a las hormonas en disbalance.

Dermatitis2

** La presente información NO pretende reemplazar la consulta médica de un profesional, busca principalmente difundir el conocimiento a las personas y ser usado como fuente de información personal que enriquezca la salud y el bienestar de nuestra población. 

«Mi enfrentamiento al problema con el acné siempre fue complejo porque me daban muchos medicamentos que eran muy fuertes y si los dejaba de tomar pues el problema volvía, nunca desapareció o se disminuyó si no dejaba de tomarlos entonces dure como 4 o 5 años pagando medicamentos muy fuertes y demás y no se me quitaba el problema.

El proceso de sanación ha sido increíble, en serio que desde el primer mes que comenzamos se ha notado el cambio, y me he sentido mejor no solo con mi problema facial sino en lo emocional también, los aprendizajes que he tenido es que efectivamente el alimento y las emociones pueden ser los cuales principales a mi problema y que puedo vivir una vida más sana alimentándome mejor.»

Juan Camilo Jimenez

BIBLIOGRAFÍA:

(1) Stefanovic, Nicholas, et al. “The Exposome in Atopic Dermatitis.” Allergy, vol. 75, no. 1, 2019, pp. 63–74., https://doi.org/10.1111/all.13946. 

(2) Lee, So-Yeon, et al. “Microbiome in the Gut-Skin Axis in Atopic Dermatitis.” Allergy, Asthma & Immunology Research, vol. 10, no. 4, 2018, p. 354., https://doi.org/10.4168/aair.2018.10.4.354. 

(3) Ta, Le Duc, et al. “A Compromised Developmental Trajectory of the Infant Gut Microbiome and Metabolome in Atopic Eczema.” Gut Microbes, vol. 12, no. 1, 2020, p. 1801964., https://doi.org/10.1080/19490976.2020.1801964. 

(4) Fang, Zhifeng, et al. “Gut Microbiota, Probiotics, and Their Interactions in Prevention and Treatment of Atopic Dermatitis: A Review.” Frontiers in Immunology, vol. 12, 2021, https://doi.org/10.3389/fimmu.2021.720393. 

(5) Wopereis, Harm, et al. “Intestinal Microbiota in Infants at High Risk for Allergy: Effects of Prebiotics and Role in Eczema Development.” Journal of Allergy and Clinical Immunology, vol. 141, no. 4, 2018, https://doi.org/10.1016/j.jaci.2017.05.054. 

Contacto



+57 (315) 2380227

Carrera 19C No. 90-14 Unidad de especialistas. Consultorio 408.

Doctorsergiogranados@gmail.com / @drsergiogranados

Bogotá, DC. Colombia


Facebook-f


Twitter


Google-plus-g


Envelope

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *